La respuesta más honesta a esta pregunta implicaría usar una máquina del tiempo. Así podríamos viajar varios miles de años atrás en el tiempo. Sería uno de los consejos para visitar el Coliseo Romano más eficaces. Lo veríamos en su pleno apogeo.

Pero, seamos serios. El coliseo romano es un lugar increíble, y merece la pena el tiempo y el esfuerzo invertidos en la visita. Pero también puede ser una experiencia exasperante. La cámara digital, smartphones, tablets, go-pro (u otras cámaras de acción) han cambiado las dinámicas. Visitar uno de los monumentos más visitados del mundo puede ser bastante parecido combates entre gladiadores de antaño. Tienes que esquivar de todas las formas posibles a turistas con palos selfies soldados a su brazo. Nadie quiere dejar escapar un foto perfecta para instagram o facebook. Pronto la cultura instagram invadirá nuestra mentalidad: “sin foto no ha pasado”. No, gracias.

Ahora, perdóname si tienes un palo selfie. O si te gusta enganchar tu cámara de acción a tu gorra. Ya sea para ir al Coliseo o pedir un café en Starbucks. No tengo nada en contra de ti. Solo que siempre aprovecho, cuando se me presenta, la oportunidad de ver cualquier sitio sin multitudes a mi alrededor. Y si te sientes identificado con esto, presta atención, te presentamos nuestros consejos para visitar el coliseo romano.

entradas coliseo sin colas

Mejor momento para visitar el coliseo de Roma

  • No vayas en verano

Desde mayo hasta finales de septiembre es la temporada alta. Esto quiere decir que hay mucha gente. También significa que hace mucho calor. Mucho, mucho. El coliseo romano está al aire libre, una visita durante el día requiere al menos 12 litros de agua. Eso si quieres mantener un mínimo de hidratación corporal.  

  • Mejor en temporada baja  

Es decir, desde octubre a marzo-abril. Roma en invierno o durante los meses más fríos conlleva menos gente y, obviamente, menos temperatura. Nada que no pueda resolver un buen jersey. Además no parecerás una pasa deshidratada después de la visita.

visita al coliseo romano

  • Mejor temprano por la mañana o la tarde

A quien madruga, Dios le ayuda, como dice el refrán. Llegar temprano significa que podrás evitar las colas. También, si visitas Romas en verano podrás evitar algo de calor. La mayoría de los grupos turísticos comienzan su visita durante el mediodía. De esta manera, acaban sobre las 3 o 4 de la tarde. Sobre todo, ve antes o después de estos grupos.

  • Echa un ojo a los tours de los subterráneos

También merece la pena visitar los subterráneos del coliseo de roma. Además, son mucho más tranquilos: son limitados y, los grupos, más pequeños. Disfruta así de una visita más exclusiva con esta visita.

Hasta aquí nuestra lista de consejos para visitar el coliseo romano. ¡Disfruta Roma a tu manera!

SaveSave

Write A Comment