El avión ya ha tocado el suelo, la señal de los cinturones se ha apagado y la tripulación ha dicho que ya se puede desembarcar. Estás en Florencia, la casa del gelato. Y estás impaciente por conseguir un poco. Pero antes de visitar todas las heladerías famosas en Florencia, hay algo que debes hacer. Tómate un minuto para responder una pregunta que ha asolado a la humanidad desde… bueno, desde los orígenes de la misma humanidad. ¿Cuál es la diferencia entre gelato y helado?

Gelato. Helado. ¿Qué diferencia hay?

Yo quiero helado, tú quieres helado. En Italia todos queremos gelato.

mejor heladeria del mundo

¿Gelato, dices? Esa es la forma de decir elegantemente helado en italiano, ¿no? Pues no. En 1998, cuando Häagen-Daz intentó añadir el gelato a su catálogo de helados, fue un fracaso total. Nadie entendió la diferencia entre los dos. Gelato es helado en italiano, sí, pero también tiene algo más. Si te lo preguntas, la palabra viene de congelato, que, como puedes averiguar, significa congelado. Pero tenemos que desarrollar esta idea, porque diciendo únicamente “gelato es algo más” no responde a nuestra pregunta.

La calidad

Como el helado, el gelato se hace con leche, azúcar y el sabor de frutas y/o frutos secos. Pero para el gelato se usa menos nata y más leche. Además, generalmente, a no ser que se añada para conseguir un poco de sabor, no se usan yemas de huevo. También, el gelato es más suave y delicado. Casi como la seda. A diferencia del helado americano, este helado artesanal italiano contiene menos aire (el helado americano puede contener hasta 50% de aire).

El sabor

También hay menos grasa en el gelato porque usa menos materia grasa. ¡Materia grasa! ?Qué es eso? La materia grasa se encuentra en la nata y en los productos lácteos. Hace que los cristales de hielo se mantengan pequeños, con lo que se obtiene una mezcla fuerte y consistente. Esto garantiza esa hermosa bola redonda de tu helado. Pero, si no te has dado cuenta, el gelato es más fluido y flexible. Además, la grasa también impermeabiliza el paladar. Cubre la boca con una capa fina que no permite que los ricos y profundos sabores helados se puedan percibir. También es por esto que mucha gente se refiere al gelato como un postre más sabroso.

Además, el helado y el gelato también son diferentes cuando nos lo sirven. El helado se sirve más frío. Esto hace que tus pobres papilas gustativas se adormezcan con el frío. De esta forma no puedes disfrutar de toda la experiencia y el sabor del helado. En las heladerías famosas en Florencia encontrarás gelatos a una temperatura ideal para disfrutar de todos los sabores.

Un poco de historia del Gelato

gelato

El gelato es un producto definitivamente de la época moderna. Pero los orígenes de este magnífico, delicioso y frío postre se encuentran en las antiguas civilizaciones.

  • Cleopatra bebía granizados

La historia de estas exquisiteces heladas se remonta a la época de los faraones del antiguo Egipto. Por aquel entonces servían nieve con sabores de frutas en pequeños cálices. La nieve que usaban para estos primeros helados venía del monte Terminillo, en los Apeninos, y también de las montañas volcánicas de Etna y Vesubio, en Sicilia y Nápoles. Era uno de los platos favoritos del emperador Nerón. Un dato curioso: Cleopatra ordenaba que le preparan helados cuando su amante romano, Antonio, la visitaba. Así es, Cleopatra y su novio tomaban granizados.

  • Sin hielo no hay gelato

Todo lo congelado comienza con los sistemas de refrigeración. Si no hay refrigeración, no hay gelato. Y todos sabemos que sin gelato el mundo es un lugar más triste. Así que tenemos todos que agradecer a uno de los discípulos de Mahoma que descubrió un sistema para congelar fruta: vertiendo el zumo en hielo. Sí, puedo escuchar como dices “bah”. Puede sonar bastante obvio. Pero no te rías porque este hecho marcó un antes y un después en la evolución de los dulces helados. Así nació el “sharbat” (palabra árabe para “beber”), un bebida con hielo y con sabor de cereza, granada o membrillo.

Los mercaderes árabes perfeccionaron el sharbat en sus intercambios con los chinos. Entonces lo trajeron a Occidente, y lo introdujeron en Europa por el Mediterráneo. Más específicamente en Sicilia. Con el tiempo, el sharbat se convirtió en el sorbete. Y la civilización dio un paso más hacia el gelato.

  • Renacimiento

El Renacimiento trajo consigo dos de los actores más importante en el desarrollo del gelato: Bernardo Buontalenti y Ruggeri. Buontalenti era natural de Florencia y era admirado por su arquitectura, ingeniería militar, pintura, escultura y, aparentemente, también por su la comida. Con frecuencia organizaba opulentos banquetes. Se sabe que estos banquetes eran grandes eventos donde se servía una gran variedad de platos deliciosos. Y siempre terminaban con un postre helado.

Ruggeri, un vendedor de pollos florentino, participó en una competición organizada por la familia Médici. Ruggeri presentó un postre helado que impresionó tanto a la prominente familia florentina que no sólo ganó el primer premio, sino que también consiguió un puesto como chef de postres. Cuando Catalina de Médici se casó con Enrique, el duque de Orleans, y se mudó a Francia, se llevó la receta consigo. Años más tarde, cuando su bisnieta, Enriqueta se casó el Rey de Inglaterra Carlos Eduardo I, sus cocineros, que también conocían la receta, se la llevaron a la isla británica.

  • Café Procopehelado en italiano

Aunque el gelato ya había salido de Florencia, aún continuaba tras los muros y puertas de palacios y castillos, únicamente para la realeza y las élites. Esto fue así hasta que Francesco Procopio de Coltelli, siciliano de Catania, se trasladó a París en 1686. Entonces abrió el Café Procope. Era frecuentado por filósofos, artista y políticos como Voltaire, Thomas Jefferson o Napoleón. Mientras estos intelectuales bebían café, la clientela ordinaria iba conociendo el gelato.

  • Llegada a América

En el siglo XVIII, con el auge migratorio hacia los Estados Unidos, el gelato cruzó finalmente el Atlántico. Aunque con su llegada el gelato comenzó a cambiar lentamente. Se añadió más materia grasa, por ejemplo. Además, la producción tradicional en heladerías familiares se sustituyó por la producción en masa. El gelato se convirtió en el helado y pequeños y vitales matices, marcaron la diferencia actual entre el helado y el gelato real de las heladerías famosas en Florencia.

Dónde están las heladerías famosas en Florencia

helado artesanal italiano

Te damos un consejo muy importante. Ni se te ocurra, bajo ningún concepto, preguntar a un italiano en la calle donde puedes encontrar el mejor helado en Florencia. Recuerda que hay una gran diferencia entre helado y gelato. Y los locales te lo van a recordar. Además, en Florencia ciertamente puedes encontrar en cualquier heladería gelatos de gran calidad. Pero si quieres disfrutar cada cucharada de tu gelato y hacer que tus papilas gustativas canten, visita alguno de estos lugares que te proponemos. Aquí encontrarás sitios donde se sirven los mejores helados en Florencia.

1. Grom – Via del Campanile

Grom es una franquicia muy conocida por toda Italia. Además hay algunas sucursales en Manhattan , Tokio y París. Pero que esto no te confunda: no se han vendido, sigue siendo una de las heladerías famosas en Florencia. Simplemente su gelato está buenísimo. Si no te lo crees, las largas colas que rodean el edificio seguro que te hacen cambiar de idea. Es una de la mejores heladerías en Florencia y no sólo para turistas. En este lugar, locales y turistas hacen cola juntos, hombro con hombro, para poder probar el gelato de Grom. Hecho con ingredientes naturales de la máxima calidad. Cambian el menú cada mes y ofrecen un gran repertorio de sabores, desde pistacho hasta frambuesa y chocolate negro.  

2. RivaReno – Borgo degli Albizi

La historia de esta heladería es la más motivadora de todas las heladerías famosas en Florencia. Comienza cuando cuatro amigos deciden dejar sus trabajos de la “vida real”. Querían abrir el mejor laboratorio de helados en Italia, promovido por la pasión. En RivaReno usan ingredientes frescos y preparan sus gelatos el mismo día. El menú incluye tanto sabores tradicionales como otros más creativos. Puedes probar sabores como mascarpone o “Morena” y nata con moras cubierta con sirope de moras. Tienen mucho espacio en el interior del local para sentarse. Además, durante los meses de verano abren de 12.00 a 00.00. Ideal para un capricho a media noche en pleno verano.

3. Vivoli – Via Isole delle Stinche

mejor helado del mundo

La heladería vivoli se encuentra cerca de la Basílica de la Santa Cruz. Dicen que de las heladerías famosas en Florencia, es la más antigua. Y desde la heladería dicen que es la mejor heladería de Florencia también. Pero eso tendrás que decidirlo tú mismo. Aunque sus orígenes datan de 1929, al principio vivoli no se dedicaba únicamente al gelato, hasta unos años más tarde. La heladería es un área libre de conos, sólo ofrecen tarrinas, pero las rellenan con los sabores de gelato más cremosos, sabrosos y tradicionales. Merecen cada céntimo en ellos invertido.

4. Badiani – Viale die Mille

Badiani se encuentra fuera del centro de la ciudad, en el Campo de’ Marte. Es otro de los actores principales en la escena florentina del gelato. Se abrió en 1932 y hace muy poco se ha abierto una sucursal en Londres. Encontrarás un helado llamado Buontalenti, dedicado al arquitecto florentino del siglo XVI, también el hombre al que se le otorga la invención del gelato. Para aquellos valientes que quieran disfrutar de su gelato bajo el calor del día, badiani cuenta con una terraza exterior. Para el resto de mortales a los que les gusta más su helado menos hecho sopa, hay mucho espacio en el interior también.

5. Gelateria La Carraia

La carraia se encuentra cruzando el Ponte Alla Carraia, en la Piazza Nazario Savro. Es una de las favoritas de Florencia (y las colas lo demuestran) que sirve un gelato muy equilibrado. La orden del día aquí son helados sabrosos y cremosos, pero suaves y esponjosos a la vez. Así que, rellena tu cono o tu tarrina con algunos de los mejores gelatos a un precio irresistible, y da una vuelta por el río Arno. ¿Alguna manera mejor de pasar una tarde?

Festival del Gelato

Si hablamos de gelato, Florencia es el lugar. En esta ciudad se lo toman tan en serio que incluso tienen un festival del gelato. Sí, lo has leído bien. Un festival entero dedicado al gelato. ¿De verdad necesitas más detalles? Bueno… está bien. El festival recorre ocho ciudades italianas, exhibiendo cómo se hace este helado italiano, y ofreciendo un montón de clases para hacerlo. Pero lo mejor del festival es que puedes probar una gran variedad de gelato y votar por el mejor. La votación no sólo se hace para la ciudad de Florencia, sino para todo el país. De esta manera, por el coste de 5 euros, puedes pasar toda una tarde saltando de puesto en puesto, probando todos los sabores. Desde mango hasta Nutella.

Clases para hacer gelato

heladeria italiana

Una vez ya te hayas recorrido las heladerías famosas en Florencia, seguro que querrás aprender cómo se hace el gelato. Así que, ¿por qué no intentarlo tú mismo? Al fin y al cabo, estás en la capital, no sólo del país, sino de todo el mundo, del gelato. Ya que estás en Florencia, hazlo como los florentinos lo hacen.

Prueba las clases de tres horas para hacer pizza y gelato en Florencia. Cocineros locales ofrecen clases durante todo el año para pequeños grupos (no más de 25 personas). En el cursillo también se incluye una cena con cata de vinos. También te explicarán la historia del gelato y por qué es el postre favorito de Italia. Además conocerás los secretos sobre los ingredientes básicos y los principios de la presentación. Cuando salgas de la clase, no necesitarás buscar las heladerías famosas en Florencia, tú serás el que haga el mejor gelato en Florencia.

Comentarios